sábado, 22 de febrero de 2014


_._._.-._._._
Réquiem por Él... Amante, amigo querido.
Mí Él... 


                                          &-&-&
 Recuerdo y voy a seguir recordando tu risa medio nerviosa, que  testeaba mi opinión de aquello que me contabas, mientras me  observabas con mirada sibilina y manos en los bolsillos. 
  Ni qué decir de tu frescura o espontaneidad hasta un poco "ingenua" me decías que venías a visitarme y era entonces cuando  yo tartamudeaba y la risa floja surgía desde mí interior llenando  la estancia en la que estuviera..
             Me quedan las fotos y los recuerdos... Como si el tiempo  se hubiese detenido y también aquellas charlas de besugos a altas  horas de la noche, Tú, un jueves de tantos en tu despacho,  esperando la hora de salir de copas... Tus jueves...  Y yo en mí   espacio de confort de casa.

            Recuerdo especialmente tu naturalidad para no ser formal  pero educado y amanecer a la hora que te viniera en gana y vagar  por ahí con la compañía que tu decidieras en ese momento. Y me  quedaron otros tantos recuerdos.

    Y entre mucho humo y tu cubata en la mano siempre te recordaré. Era tu capricho, digamos que tu hábito  de confort.      Incluso de cuando salimos juntos alguna noche y ya de madrugada,  yo... Salir corriendo - Huye cobarde huye - me decías riendo a  carcajadas...      Recuerdos que deberían haber seguido  amontonándose en una pila más alta que una montaña.
 Voy a extrañar soberanamente el apodo con el que me llamabas.  Nadie nunca se ha atrevido a llamarme como tú lo hacías y la  gracia y el tono que escogías. Yo, ya entradita en años y  Chavalilla me llamabas...  
       Te tengo un cariño especial del que no dudé jamás de que  fuera recíproco.

       Sugerente ante la reflexión sobre el deseo, el sexo, la  intimidad, los escrúpulos, la libertad sexual, la amistad,  y  como no... El amor.


      Y...  La interpretación de los tres protagonistas principales de     mí vida en esos momentos, Mis tres Mosqueteros de Burgos... Tú,   J.L Y Charly...  Jamás podré ni quiero olvidar. Buena gente y      mejores amigos, de los que no quedan, de los que no te olvidas,  Tres, ambos tres... Elegantes, divertidos, educados y sobre todo,  grandes amigos.

 Hasta siempre mi querido Marti, tus jueves no serán los mismos,  las noches dejaran de llenarse de humo, tu carcajada resonará  por siempre en mis oídos... En mis noches y entre mis libros.

     Mystery, Mys... Te llevas un trocito de nosotros. Mi querido y deseado amigo...

                                                   
                                       Hellen
video